Teletrabajo: No lo llames trabajar desde casa, trabajamos desde cualquier lugar

Teletrabajo: No lo llames trabajar desde casa, trabajamos desde cualquier lugar

Seguramente, unos de los efectos más evidentes de la pandemia provocada por la Covid-19, y que probablemente más nos ha afectado a todos, ha sido la imposibilidad de acercarnos a nuestras oficinas, al menos de forma habitual.

Todo ello ha provocado que se haya generalizado -e incluso normalizado- el teletrabajo, que, si bien ya se estaba comenzando a implementar en muchas organizaciones, lo cierto es que la pandemia ha acelerado definitivamente su implementación, de forma sobrevenida, con las consecuencias que ello tiene.

En este contexto, nadie ha escapado a los debates con defensores y detractores del trabajo en remoto. Como siempre, hay opiniones para todos los gustos, aunque lo cierto es que en lo que sí parece haber unanimidad es que la gran mayoría asume que va a seguir teletrabajando, aunque sea de forma parcial.

Por todo ello, las organizaciones se hallan en pleno proceso de debate sobre qué estrategia «post – pandemia» seguir, y sobre la posibilidad de ofrecer el trabajo desde casa a sus empleados. Incluso la posibilidad de que puedan trabajar desde cualquier lugar.

Teletrabajo: ¿sí o no?

Veamos la perspectiva de los empleados. Muchos demandan, cada vez más, extender sus periodos vacacionales con la posibilidad de trabajar virtualmente desde el destino elegido. Otros quieren permanecer con sus familiares y allegados. Y aquellos que han sido contratados internacionalmente mientras las fronteras permanecían cerradas solicitan continuar trabajando desde su país de origen.

En definitiva, resulta evidente que una gran mayoría encuentra beneficioso poder trabajar en remoto, al menos puntualmente, por los beneficios que ofrece de cara a la conciliación con la vida personal y familiar.

De otra parte, las compañías se encuentran en pleno debate sobre esta modalidad de trabajo. Resulta innegable que ofrecerla puede ayudar a mejorar su imagen como empleador, crear una mejor experiencia para los empleados, competir mejor en el mercado con respecto a la competencia, y, por tanto, retener y atraer talento. Y no se trata de una cuestión menor, ya que éste es uno de los problemas que más preocupa a las organizaciones.

No obstante, el análisis que deben abordar las compañías no sería completo si no se presta especial atención a los riesgos que todo ello puede implicar, tanto para los empleados como para los empleadores.

Lo cierto es que se trata de una situación sin precedentes, y los responsables de RRHH y movilidad internacional no tienen referencias de las que puedan servirse. Por ello, el modo de afrontar esta situación por las empresas está siendo, de momento, muy diverso: algunas están anunciando que van a fomentar el trabajo en remoto desde cualquier lugar; otras que lo habían anunciado -como Google o Amazon- parece que están retrocediendo en su estrategia inicial; y otras están siendo más reacias a permitir esta posibilidad a sus empleados.

En este escenario, son varias las alternativas que se les presenta a los empleadores:

  • Prohibir el Work From Anywhere (WFX): esta postura de evidente aversión al riesgo impediría, sin embargo, a las organizaciones beneficiarse de los aspectos positivos que ofrece trabajar desde cualquier lugar.
  • Permitirlo sin excepciones: empresas como Spotify en EEUU ya lo han anunciado, pero ello evidencia que la empresa está dispuesta a asumir riesgos más que potenciales.
  • Permitirlo de forma parcial: algunas organizaciones están optando por soluciones híbridas, garantizando a los empleados que puedan trabajar desde donde consideren oportuno por un periodo máximo de, por ejemplo, 40 días al año.
  • No actuar. Simplemente, ignorar el problema y tratar de obviar los efectos de esta nueva realidad.

En definitiva, las organizaciones deberían estar en pleno proceso de debate y de elaboración de una estrategia. Serán aquellas que sean capaces de encontrar el equilibrio entre los beneficios y riesgos de esta nueva modalidad de trabajo las que consigan superar -e incluso aprovechar- este reto que la pandemia nos ha obligado a afrontar anticipadamente.

José Daniel López
Asociado Senior del Área de Fiscalidad Internacional

Si desea ampliar la presente información, no dude en ponerse en contacto con nuestro despacho enviando un email a contacto@alierabogados.com o bien llamando al 91.205.44

Deja un comentario

Cerrar